Principales vacunas para adultos

1¿Cuáles son las vacunas que debiera haber recibido todo adulto durante su infancia y adolescencia?

  • Vacuna BCG: 1 dosis (esquema primario).
  • Vacuna Hepatitis B: 3 (esquema primario) ó 4 dosis (dosis neonatal seguida de esquema primario), según haya recibido la primera a los 2 meses de vida o dentro de las primeras 12 hs de vida, respectivamente.
  • Vacuna DPT: 5 dosis con componente pertussis completo (3 dosis del esquema primario y 2 dosis como refuerzos) y 1 dosis de refuerzo con componente pertussis acelular, alrededor de los 11 años de edad, a los 16 años y cada 10 años a partir de ese momento; (componente d significa componente antidiftérico con menor carga antigénica para adultos en comparación con las dosis infantiles (componente D), para evitar mayor reactogenicidad).
  • Vacuna Poliomielitis (Sabín): 5 dosis (3 dosis del esquema primario y 2 dosis de refuerzo). Es habitual el relato del paciente o la constancia documentada de vacunación con múltiples dosis adicionales, debido a campañas escolares.
  • Vacuna Haemophilus influenzae b (Hib): 4 dosis (3 primeras del esquema primario y 4ta como. refuerzo).
  • Vacuna triple viral: 2 dosis (primera como esquema primario y 2da. como refuerzo y/o continuidad del esquema primario).
  • Vacuna Hepatitis A: 1 dosis como esquema primario.
  • Vacuna influenza (gripe): es improbable que en la actualidad, un adulto haya recibido esta vacuna durante sus 2 primeros años de vida, dado la reciente incorporación de este producto en los esquemas oficiales. Sin embargo y por diversas circunstancias, el paciente puede referir haber sido vacunado con anterioridad a la consulta actual.
  • Vacunas Fiebre Amarilla y Fiebre Hemorrágica Argentina (FHA): 1 dosis de cada una si es residente de área de riesgo o ha viajado a área de riesgo. La regiones argentinas consideradas con riesgo de exposición a fiebre amarilla corresponden a las provincias del norte argentino (Formosa, Misiones, mitad este de Jujuy y Salta, noreste de Corrientes y departamento Bermejo de Chaco); esto explica la ausencia de vacunación rutinaria en nuestra región. Por el contrario, las áreas rurales del sur de Santa Fe constituyen zonas de riesgo de exposición a FHA y tal vacunación debe ser revisada en nuestros pacientes provenientes de zonas rurales vecinas.

 

vacunacion_adultos

 

2- ¿Qué hacer cuando no presenta estas vacunas?

Como primera recomendación, cuando un adulto no presenta estos antecedentes de vacunaciones, ni tampoco antecedentes patológicos de importancia y/o “especiales”, se deben completar aquellos esquemas interrumpidos, con las dosis restantes ya que no es necesario reiniciarlos en estas situaciones, o iniciar los esquemas primarios, cuando no se pueda determinar con seguridad ninguna vacunación anterior, previa estimación de la susceptibilidad, lo que constituye un ejemplo de vacunación de “puesta al día”. Ahora bien, no es necesario aplicar todas las vacunaciones mencionadas. A continuación mencionamos las importantes:

 

  • BCG: en el caso que no se documente vacunación y no exista cicatriz típica en la región deltoidea, no se indica vacunación primaria. En todo caso y de acuerdo a la naturaleza de la consulta y otros datos epidemiológicos y clínicos relevantes, puede ser necesaria una evaluación diagnóstico relacionada con tuberculosis pero aún así, la vacunación no tiene lugar en la instancia comentada.
  • Vacuna hepatitis B: según antecedentes clínico-epidemiológicos del paciente, iniciar esquema primario con 3 dosis a 0, 1 y 6 meses. Puede ser necesario confirmar la susceptibilidad por metodologías serológicas.
  • DPT: esquema primario: 3 dosis de vacuna doble adultos (dT) a       0,1 y 6 meses. Una de estas dosis debe ser reemplazada por dTPa (componente pertussis acelular).
  • Vacuna Poliomielitis: es en extremo improbable que un adulto no haya recibido múltiples dosis de esta vacuna durante su infancia. Sin embargo, en los pocos casos que lo requieran se indicará un esquema primario de 3 dosis a 0, 1 y 6 meses. Dado que se estaría vacunando potencialmente por primera vez, se debe utilizar la vacuna inyectable potenciada (Salk).
  • Vacuna triple viral: indicar esquema primario con 2 dosis separadas por un intervalo mínimo de 1 mes. Recordar que esta vacunación no puede ser efectuada en gestantes o en pacientes que conviven con individuos severamente inmunocomprometidos. En el primer caso diferir la vacuna hasta después de la gestación, con aplicación en el puerperio inmediato y, en el segundo caso, evitar, educación del paciente de por medio, el contacto con el huésped inmunocomprometido durante3 0 días post-vacunación.
  • Vacuna hepatitis A: iniciar el esquema primario con 2 dosis de vacuna separadas por 6 á 12 meses. Puede ser necesario confirmar serológicamente la susceptibilidad, de acuerdo con datos del paciente individual.
  • Vacuna influenza: esta vacuna se indica anualmente en época inmediatamente previa a la temporada fría invernal, aunque lo que importa realmente es que se aplique con la suficiente antelación en relación a la exposición epidémica al virus gripal, para producir respuesta suficiente de anticuerpos protectores. La susceptibilidad prevacunal no es una cuestión aquí debido a las características biológicas del agente (cambios genéticos mayores y menores). El acceso a la vacuna es gratuito para ciertos grupos de riesgo (menores de 2 años, mayores de 50 años, comorbilidades particulares, etc.); sin embargo, es opinión de quien escribe estas líneas que la vacuna sea recomendada en general a todo adulto que no tenga contraindicaciones para recibirla (alergia severa a proteína del huevo o a otros componentes de la vacuna, ej.: aminoglucósidos) y que desee hacerlo, previa información médica pertinente; aunque no resulte en significativa morbilidad o mortalidad, la infección gripal específica si tiene morbilidad asociada y/u otras consecuencias que pueden resultar importantes o inaceptables, en individuos sanos previos que no pertenecen a las categorías de riesgo establecidas.
  • Vacuna Fiebre Amarilla: sólo se indicará en pacientes adultos no vacunados con anterioridad, si se prevé exposición futura (residencia en o viaje a, región endémica). Es fundamental detectar antecedentes de paciente que constituyan contraindicación para vacunar: gestación, inmunocompromiso (ej.: VIH). También se debe tener presente la precaución para vacunar a individuos mayores de 60 años; en esta población existe riesgo aumentado de efectos adversos severos por la vacuna; su aplicación se recomendará cuando el análisis riesgo-beneficio lo justifique.
  • Vacuna FHA: solamente se indica en individuos no vacunados previamente, mayores de 15 años que residan y/trabajen en zona endémica.

 

3- ¿Se debe hacer un seguimiento del paciente vacunado?:

  1. A. Para evaluar efectos secundarios?

Es necesario detectar la ocurrencia de efectos adversos asociados a las vacunas, sobre todo los efectos serios, debido a que pueden requerir tratamiento médico, metodologías diagnósticas y reporte a las autoridades de salud.




joomla templatesfree joomla templatestemplate joomla

2017  Soldiniweb.com.ar