Strict Standards: Non-static method JApplicationSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/soldini/public_html/templates/ashton/index.php on line 110

Strict Standards: Non-static method JApplicationCms::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/soldini/public_html/libraries/cms/application/site.php on line 272

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Consejos para reducir el riesgo de muerte súbita en el lactante.

¿Qué es la muerte súbita?
Es el fallecimiento de un bebé aparentemente sano en forma inesperada mientras duerme.
Se llama también muerte en cuna. De cada 1000 bebés que nacen, sólo uno fallece por esta causa.
No hay consejos que garanticen evitar la muerte súbita, pero hay formas de lograr disminuir el riesgo.

Posiciones para dormir:
Se aconseja que los bebés nacidos a término y sanos, duerman boca arriba o de costado, salvo contraindicación médica. (ej. Reflujo gastroesofágico severo, malformaciones craneofaciales).
Cigarrillo:
Las investigaciones muestran que los hijos de madres y padres que fuman tienen mayor riesgo. Por esta razón es una buena idea dejar de fumar.
No permita que ninguna persona fume en la casa, auto o lugar donde se encuentra el bebé.
Temperatura:
La temperatura elevada en el ambiente donde duerme el bebé y el sobreabrigo del mismo aumentan el riego de muerte en cuna.
Luego del primer mes, el bebé no requiere abrigarse más que sus padres.
Los bebés nunca deben dormir con una bolsa de agua caliente, con frazadas eléctricas, ni cerca de un radiador o de calefacción.
Consejos a la hora de acostarlos:
Para evitar que la cabeza del bebé pueda quedar cubierta por la ropa de cama, tape al bebé hasta la altura de sus hombros, de tal manera que sus brazos queden por fuera de la sábana y/o frazada.
Coloque al bebé de tal manera que sus pies contacten con el borde de la cuna, para que no pueda deslizarse por debajo de la ropa de cama.
No utilice colchón blando ni almohada.
Amamantamiento:
La lactancia materna disminuye el riesgo de muerte en cuna, al reducir la incidencia de infecciones respiratorias, gastrointestinales y participar en el desarrollo del sueño del bebé.

Es un consejo de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Dr. Ezequiel Prats
Pediatra


Como evitar quemaduras en el ámbito de su hogar:

En la cocina...
• El mango de las ollas o sartenes siempre debe estar ubicado de manera que un niño no pueda derramar el contenido de la olla o que un adulto no pueda golpearse contra la manija de la olla y quemarse con el contenido.
No beba líquidos calientes mientras un niño se encuentre en sus brazos. Los niños nunca deben estar cerca de líquidos calientes.
• Personas con cabello largo no deben cocinar con el cabello suelto. Amárrelo. No cocine con mangas largas y sueltas.
• Siempre cubra la sartén para evitar quemaduras por la grasa.
• Si la grasa se incendia y la llama es pequeña, simplemente cubra la sartén, la falta de oxígeno apagará el fuego.
• Al encender una estufa de gas, párese de lado, use fósforos,.
• Siempre use almohadillas para agarrar las ollas y otros objetos caliente.
• Si está cocinando con solo dos hornallas, use las hornallas traseras.
• Ponga un candado en los gabinetes que contienen productos químicos de alto riesgo. Las quemaduras químicas son muy serias.
• No deje electrodomésticos con el cable de alimentación suelto o donde un niño puede tener alcance con sus manos. No cubra electrodomésticos como ser tostadoras con paños de tela, ya que estos podrían incendiarse.
• Si hay niños en la casa use individuales en vez de manteles.
• No permita que los niños permanezcan jugando en la cocina. En un momento de distracción usted puede tropezar con algún juguete en el piso y volcar encima de ellos el contenido de una olla.
La cocina es un lugar sumamente ocupado. Debido a esto los niños no deben jugar en dicho sector. Solo toma un segundo para tropezar sobre un niño jugando.
Los niños deben conocer el peligro de los fósforos. Todos los niños tienen gran curiosidad sobre el fuego y deben ser educados acerca del peligro que representan los fósforos.
• Todos los niños tienen curiosidad sobre el fuego y deben ser educados acerca de los fósforos. Enséñeles que los fósforos son instrumentos de peligro y no juguetes.
Los fósforos deber ser guardados fuera del alcance de los niños y en una caja que no llame su atención.
En el cuarto de baño...
• El agua caliente puede causar serias quemaduras.
• En el baño de los niños es necesario obtener todos los artículos para el mismo antes de comenzar.
• Examine la temperatura del agua y bajo ninguna circunstancia lo deje solo sin supervisión. Si tiene que salir del cuarto de baño es preferible llevar al niño. Los niños abandonados en el baño se pueden quemar.
En otros sectores...
• No use un enchufe eléctrico para muchos aparatos eléctricos ya que esto aumenta la posibilidad de un incendio.
• Los tomacorrientes eléctricos que estén desocupados deber ser cubiertos para evitar que los niños no metan sus dedos u otros objetos en el enchufe eléctrico.
• Nunca ponga ropa mojada sobre el calentador o sobre lámparas.
• Durante un asado, no añada fluido químico al fuego cuando se ve la llama del fuego.
• No deje velas encendidas en la casa sin supervisión.
• No fume en la cama, si se incendian sus ropas en pocos segundos pueden destruir su vida.
• Si hay que utilizar aparatos para calentar el cuarto durante el invierno, asegúrese de que los mismos trabajen en forma correcta y hayan sido debidamente inspeccionados.
No ponga un calentador cerca de cortinados o alfombras.
• Controle las garrafas antes de utilizarlas ya que una pequeña pérdida puede provocar una explosión.
• No abra la tapa del radiador del auto hasta que se haya enfriado. Puede provocar serias lesiones en la vista y en el rostro.
Sugerencias:
Actualmente se sigue instruyendo a estudiantes, profesionales no especialistas en quemaduras, paramédicos y a la sociedad en general para que en la atención primaria (en el momento del accidente) no se deben aplicar cremas, ungüentos o remedios caseros.
Existen en el mercado ciertas cremas que se aplican de rutina sobre la herida. Esta acción enmascara el cuadro y puede dar lugar a infecciones y la profundización de la herida con el riesgo consiguiente, a diario se reciben pacientes a quienes se les ha colocado estas cremas, las cuales complican el diagnóstico y el tratamiento adecuado ya que se adhieren íntimamente a la quemadura provocando dolor en su limpieza.
Las cremas y ungüentos son de uso hospitalario.
Deber ser indicadas por especialistas expertos y aplicadas con las normas de asepsia quirúrgica correspondiente.
Hay que tener en cuenta que la piel es el órgano más grande del cuerpo humano por su extensión, las quemaduras no sólo afectan la piel, sino que al ser extensas descompensan el medio interno, produciendo infecciones y pudiendo dejar secuelas invalidantes para toda la vida.
En el lugar del accidente aplique inmediatamente agua fría, no hielo en forma directa. Si la quemadura es importante cubra con vendas estériles si las tiene o compresas húmedas (sabanas, fundan, etc.).
No administre líquidos por vía oral, hidrate al paciente con suero y derive al centro de quemados más cercano.
La derivación en tiempo y forma ayuda a la sobrevida del paciente. El tratamiento adecuado deja menos secuelas y cicatrices.
Dra. Marcela Agostini


Texto extraído del libro del Principito, de Antoine de Saint Exupéry

Sólo se conocen las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los mercaderes. Pero como no existen mercaderes de amigos, los hombres ya no tienen amigos. Si quieres un amigo ¡domestícame!.
¿Qué hay que hacer? dijo el principito.
Hay que ser muy paciente –respondió el zorro- Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así en la hierba. Te miraré de reojo y no dirás nada. La palabra es fuente de mal entendidos. Pero, cada día podrás sentarte un poco más cerca.
Cito este texto del libro “El Principito” no porque quiera definir el perfil del personaje, sino más bien porque quiero describir un modelo de persona, que a mi entender es esencialmente necesario para ingresar a este milenio en el cual nos urge revalidar nuestra dignidad humana y nuestro ser persona.
Se pueden comprar muchas cosas: compañía, pero no verdadera amistad, placer pero no auténtico amor. El amor y la amistad no se compran, se buscan, se encuentran, se esperan, se conquistan o se merecen.
Sin embargo, no faltan algunos aguafiestas que intentan convencernos que todas las cosas tienen su precio, y que todos los hombres tienen su precio, como si todo se reduciría a un problema de oferta y demanda donde se imponen las leyes del mercado. ¿Es qué acaso, no nos estaremos olvidando que el corazón del hombre se mueve por otras reglas, muchas veces inexplicables?
En vez de hacer de la vida una fiesta cuando verdaderamente conocemos al otro, nos pasamos gran parte del tiempo calculando si nos conviene o no a la hora de amarlo. Claro que es más fácil amar cuando hay rondando otras cosas accidentales por ahí, pero si es así, qué poco leales somos con nosotros mismos si decimos que optamos por él porque lo queremos por sí mismo.
Conocer a alguien y querer su amistad, es nacer con él en el misterio profundo de compartir su existencia, que va más allá de conocer su nombre, edad y posición, es querer des-cubrirlo, salir a su encuentro porque sí, nada más porque sí.
Si a veces no fuéramos tan cobardes, podríamos ser capaces de participar y ser participado de ese mundo singular de las emociones, donde las palabras encuentran su verdadero límite; y de amarlo con ese amor incondicional, eso que nos lleva naturalmente al crecimiento que no sólo redunda en beneficio del otro, porque lo promociona como persona, sino que se vuelve sobre nosotros porque nos ayuda a descubrir que tenemos la más hermosa capacidad a la que un hombre puede aspirar: dar y darse.
El mundo tiene hambre de que nos animemos a amar así, dándole sentido a la existencia del otro, hacerlo transparente. Transparentarnos en una entrega sin reservas, sin miedos a quedar despojados, sino más bien con el anhelo de encontrar más allá de todas las búsquedas la dignidad de ser amados.
Puede que suene a utopía, pero la utopía lejos de ser un imposible, sirve para algo, sirve para caminar, eso que nos puede dar cada día la posibilidad de sentirnos vivos y de sentarnos un poco más cerca....... como dice “El Principito”.
Si cada uno de nosotros a la hora de crear lazos, pudiéramos presentir el proyecto de ser que será el otro mañana y siempre, estaríamos participando de lo divino, y el amor sería así una bendición, un bien decir que nos permitiría sentir. Más allá de nuestras convicciones religiosas la presencia inefable de Dios en nosotros.
Somos responsables de las personas que amamos, la causa de sus estados de plenitud o del abismo oscuro que llamamos fracaso.
De todas las utopías, creo que deberíamos perseguir tres de ellas, para justificar eso que cada uno de nosotros es: milagro y misterio.
La primera utopía: es la de construir un mundo mejor sin esperar que los otros lo hagan. Esa posibilidad comienza en cada uno al despertar con la convicción de que “el mundo cambia si yo cambio”.
La segunda utopía, es la de vencer la muerte, y yo no conozco otra cosa mejor que para vencer la muerte hay que hacerlo desde la vida, sobre todo cuando a ésta se la vivencia con el amor, pero para esto debemos presentir el “principito” que hay en nuestro interior, ese ángel de la niñez que habrá que volver a despertar.
La tercera utopía, es la de renunciar a lo que no puedo, a esa omnipotencia que hay en cada uno de nosotros fruto del mal manejado narcisismo que tenemos y que nos lleva a querer ser “el mejor” a costa de considerar a los otros como peldaños para disimular nuestra debilidad.

Liliana Borzani.
 


Cuando el misterio se hace vida

Cuando sufrís por un hijo que padece alguna enfermedad, la primera pregunta que te haces: ¿ Por qué a mi?. Sin embargo, creo que la respuesta es ¿ y por qué no? Yo no forzaría a nadie para que entendiera más allá de lo que puede; pero sí le diría que no cierre la puerta a aquello que, en algún momento, le va a estar golpeando el corazón con toda su realidad”.
Recibir ciertas noticias no es nada fácil: un mal parto que deja secuelas, una mala formación genética, un accidente, o el descubrimiento de una enfermedad crónica irreversible... De un día para el otro, aunque la cabeza y el corazón no puedan entenderlo, la familia se ve profundamente afectada.
Durante mucho tiempo se creyó que una información de este tipo aparecía como un designio que hay que admitir desde el comienzo. La persona no se permitía entrar en relación con sus sentimientos. Sin embargo, la experiencia indica que esto no es bueno porque implica postergar este proceso para más adelante.
Es una aceptación impuesta, y todo lo impuesto no es existencial, sino racional.
Ahora esto ha cambiado. Cuando uno habla con amigos y demás integrantes de la familia, desde el afecto y los sentimientos, el dolor se comparte y la herida se va curando a través de una relación humana, íntegra y total.
Para todos será distinto. Cada familia es diferente. Cada enfermo es único. Cada hermano o amigo lo vive a su manera, según la edad, su forma de ser, y la profundidad con que esto lo afecte.
La primera reacción frente a una noticia de este tipo, suele ser la negación:
“no puede ser, esto no es así, vamos a buscar otra evaluación”. Se necesita negar para protegerse de todos los sentimientos que inundan a la persona, que lo abruman. Pero la realidad se presenta tan evidente que tiene que abrir la puerta; y aparecen el dolor, los temores, el resentimiento, la desesperanza.
Conectarse con esos sentimientos es el segundo paso. En esta situación fuerte y nueva, los protagonistas necesitan la compañía de los amigos y del médico, afirmando que todo tiene una salida, y un fin que todavía no se ve, pero que es bueno.
Entiendo que esto es así - suelen decirle al médico – pero me voy a buscar otra solución. Es el momento ideal para las mil y una soluciones pseudomilagrosas que les ofrece la sociedad: fotos mágicas que provienen de un manantial, personas que manejan poderes especiales, etc. Cuando se ve que todo intento fue inútil, en general se entra en una depresión profunda. Este es el momento más importante y esencial. Están los que nunca pueden superarlo, y quienes dan el último paso: la aceptación profunda.
Un proceso de estas características significa un bien inmenso para quien lo vive. La familia y sus miembros dejan de estar envueltos en su problema para salir a ofrecer todas las riquezas que adquirieron durante ese tiempo.
Irradian una fuerza interior y una integridad que es realmente importante para el que acompaña.
Descubrir el misterio es una oportunidad para develar una de las paradojas más profundas. Recibir un hijo enfermo en la familia es el misterio que se hace vida. Cuando, quienes están alrededor, perciben los frutos y lo viven plenamente, irradian una fortaleza y una paz que atrae mucho a quien mira desde afuera.
De aquello que parece caerse aparece la grandeza. Aquel cuerpo que parece cada vez “menos”, cada vez es “más”. Cuando uno aprende a ver ese “más” de aquello que cada vez es “menos”, se maravilla.
La situación existe.
Sólo hay que aprender a verla.
La oportunidad la tiene la familia, cada uno de los hermanos, los padres; la tiene el mismo que la está viviendo y la tiene quienes acompañan. No la tienen los que no se acercan.
Pero el misterio ahí está.
En este tipo de experiencias, todas las creencias se hacen más fuertes.
“Cuándo uno vive las verdades que le enseñaron en su formación hay una síntesis muy fuerte”: ¡No era teoría, es verdad! Entonces, lo que creías en tu corazón se hace evidente. Esto es tan fuerte que cambia radicalmente la visión de las cosas”.
Hay que estar convencidos que los hijos van a poder ser felices en la medida en que los padres se lo puedan transmitir, los primeros que tienen que ser felices son ellos, los primeros que tienen que luchar y vencer, para que ellos puedan aprender.
Si la felicidad dependiera de la salud, todos los sanos tendrían que ser felices, y todos los enfermos unos desgraciados, y la realidad, muchas veces, nos demuestra lo contrario.
La clave está en que la familia se abra y llegue a buen puerto.
Muchos lo consideran una bendición. Sólo el que tiene amor, tiene la clave para comprender esto.
Liliana Borzani


NACIDOS PARA ZAFAR

Diálogo en un colectivo

¿Cómo te fue en Matemáticas, rendiste bien?
No sabía nada, pero el profesor estaba de buen humor y zafé.
Zafar: yo zafo, tu zafas, nosotros zafamos.....
Este verbo parece derivar del gallego antiguo (cafar: desaparecer,
irse.); luego haber pasado por el árabe (zah: alejarse) para termina siendo un sinónimo de librarse, salvarse... sacarse algo de encima, que es lo que nosotros entendemos por zafar. Resulta muy apropiado para califi car ese tipo de trabajo hecho a las apuradas, de cualquier manera, o con procedimientos tramposos.
Un alumno zafa cuando sin estudiar o creyendo que estudió, sin saber como, con que aprobar. Es un verbo que se pronuncia junto a un suspiro de alivio; ¡zafé! y a un gesto de superioridad. El que zafa consigue el mismo resultado a menor precio. No usa su voluntad sino su astucia, y aparentemente logra su objetivo.....aparentemente decimos, porque después la vida empieza a cobrar cuentas pendientes, llega la hora de la exigencia ineludible y no hay forma de zafar. Zafando no se puede ir muy lejos. Porque zafar es una manera de mentir y la mentira, lo sabemos, tiene patas cortas.
Así y todo, la tentación de zafar es fraude.
Que importa si total mi hijo, dicen algunos padres, ya tiene el título.
Yo me pregunto ¿para qué?, un título no es un pasaporte para ser buena persona. Me refiero a ser una persona ética, con principios que les den autoridad y autonomía para andar por la vida. Pero como ahora eso no importa, importa la apariencia, que sea como sea. Probablemente ese chico al que me referí, tendrá el título, tal vez consiga trabajo, pero no se podrá engañar por mucho tiempo o al menos que él y su familia ya estén acostumbrados a vivir en la mentira.
Por eso, no se trata de hacerles la vida más difícil, sino de prepararlos adecuadamente.
La vida no es un juego y los padres deberían hacer hincapié en que sus hijos sean morales, esto quiere decir que sean responsables, que den respuestas haciendo las cosas bien, de lo contrario ahí terminó el recorrido de sus vidas. Porque o asumen las responsabilidades o, de lo contrario, nunca madurarán. Termino estas reflexiones con una fábula. Nos la cuenta Castellani, en su libro “Camperos”:
“Una perdiz madre a quien la comadreja le había comido tres de los cuatro huevos, con la aflicción de la desgracia, sobre que era cariñosa de por sí, empolló su hijo único con cuadruplicado ardor. Nació un lindo pichón color canela, y quiso echar a correr como un pollito por la mañana fresca y húmeda.
Pero su madre le prohibió salir del nido y le trajo gusanitos y lo calentó bajo sus alas, que para eso tenía él mamá. Quiso tener a su hijo al calorcito de sus plumas, quiso alimentarlo con lombricitas cuando el otro ya tenía el pico duro, lo tuvo a la sombra y bajo sus alas; y no le dio jamás un picotazo porque lo quería mucho, cuando los otros pájaros tenían el lomo curtido de los golpes con que sus madres les enseñaban a no salir cuando se oye ruido, a acurrucarse y a hacerse a tierra y hojas secas cuando pasa el Hombre, la Comadreja o el Lechuzón.
Creció aquel pichón, y salió lindo pero fofo: un vuelo de treinta metros lo reventaba; no sabía disparar ni esconderse, no aguantaba el sol del mediodía ni encontraba el grano partido en el surco. No tenía resolución para nada, y resulta que murió la perdiz madre y él pasó terrores y apuros sin cuento porque no sabía defenderse. Una paja lo cortaba, una espina lo hería, la escarcha lo endurecía.
Fue por fin un día al tero y le dijo: ¡Son todos crueles conmigo, todos me persiguen, todos son enemigos míos, no sé porque! No, mi hijo, contestó el tero. ¿quieres saber quien fue cruel con vos? La verdad hay que decirla, aunque sea dura, y yo te la voy a decir. El enemigo tuyo ha sido tu finada madre que de quererte tanto, tanto, te ahorró las molestias pequeñas y te legó las grandes”.

Liliana Borzani


¿Que hace uno en el cielo?

Era lunes, típica mañana en el colegio. Rápidamente subí la escalera que conduce a 3er. Año Polimodal.
Los chicos ya estaban esperando y en cuanto me asomé por la puerta comenzaron a ubicarse.
“Maldita gripe –pensé- ¿Cómo voy a hacer para que esta banda de forajidos me escuche? Si parece que tengo la cabeza dentro de un balde”.
Se callaron enseguida y entré en el salón; me gusta dar clases allí...
El silencio fue roto por un chiste (gracioso, por cierto, pero no lo recuerdo).
Ubiqué al autor: Álvaro.
“Perfecto”, pensé, “ya tengo lo que necesitaba”. Todo profesor sabe que lo mejor para mantener a los chicos serenos es un compañero dando lección. Y yo no estaba para sutilezas. «Álvaro pasá». Y allí fue él, como diciendo “Profe, no se enoje” ¡Como me iba a enojar si el chiste había sido bueno! Comencé por la última clase. Una pregunta, una respuesta. Otra pregunta, otra respuesta, todas bien. Me animé. Seguí con temas de clases anteriores y, luego del año pasado.
Le disparé una complicada. “No la entiendo”, me dijo. Tampoco la entendía yo, así que la reformulé; y era difícil. Desde el fondo, Leandro abrió la bocaza para soplarle: como si los profesores fuéramos ciegos o sordos. No hizo falta. También la sabía. Por dentro pensaba. “Gracias Álvaro, me está dando la clase”. Al final lo felicité y lo mandé al banco. Su formación no tenía fisuras. Retomé el tema: la conciencia, la vida, los valores...... Hacia el final, la pregunta de Álvaro: “¿qué hace uno en el cielo?”. Venía a cuento del tema, pero fue lo único que se le ocurrió. Contesté sin pensar: «Fabrica dulce de leche». Demás está decir que me gusta el dulce de leche, y que un cielo sin dulce de leche no es cielo; mi respuesta tenía algún fundamento, pero no contestaba la pregunta.
«Álvaro, uno ve a Dios. Y Dios es tan bueno y tan grande que no nos cansamos nunca. Es difícil imaginarlo, pero no te preocupes, ya nos tocará ¿Entendiste?» -“Sí”-. Enseguida salimos al recreo. Fue la última vez que hablé con Álvaro.
El día siguiente, martes, fue normal: clases de música, lengua, inglés, historia, cumplir con su encargo de hacer la lista de alumnos que querían confesarse con el padre de turno. El resto fue muy rápido: timbre de salida, almuerzo en casa (¡que contento estaba!, me dijo su padre ) y salía corriendo para el campo de deportes. Pero Dios lo estaba esperando. El libro de su vida tenía sólo 16 páginas, y estaban prolijamente llenas hasta el final.
Un cruce de ruta, un auto que aparece de repente. Importa poco la forma. Ni siquiera se dio cuenta.
Hasta ayer era alumno. Ahora es intercesor. Debo confesar que el hecho de pensar que me está mirando me ayuda a hacer las cosas mejor. Y pienso que a sus compañeros también.
Fueron ellos los que me recordaron estas escenas y pensé que valía la pena ponerlas por escrito.....
Quizás les sirvan a algunos; desde luego que para mí fueron muy tranquilizadoras.-
Su profesora de Filosofía (L.B.)


Luis Mureddu

  Nació en el Pueblo de Orani, Provincia de Nuoro (ubicada en la Isla de Cerdeña), Italia.
Allí se vivía una difícil situación de post-guerra, razón por la cual muchos decidieron emigrar hacia otros países tales como Australia, Canadá, y Argentina (Estados
Unidos no permitía esta afluencia de inmigrantes, como lo hacían los países nombrados). Por esta causa, cuando su tío lo manda a llamar, viene a nuestro país dejando atrás no solo la miseria de la guerra, sino también a su familia. Tenía un tío y un hermano (mayor) esperándolo aquí.
Ellos habían venido un año antes. Partió desde Génova hacia Buenos Aires, travesía que le demandaría dieciséis días de navegación. Durante el viaje, trabó amistad con muchos pasajeros compatriotas suyos, buscando así enfrentar juntos lo desconocido.
El viaje, por lo demás tranquilo, no presentó ningún inconveniente serio, descontando el sobresalto que les producía el aproximarse a la costa porque ahí es donde el mar se presentaba más embravecido, ya que mar adentro la corriente los hacía deslizarse tranquilamente por la superficie.
Mientras viajaba, meditaba sobre las posibilidades que tendría en el nuevo mundo y, por otro lado, pensaba en la familia que dejaba atrás (ésta esta compuesta por su padre, dos hermanos y una hermana).
Las escalas que hicieron fueron variadas, y le permitieron conocer diversos países, ya que las mismas duraban entre uno y dos días. Así conoció España (Barcelona), Marruecos (Dakar), y finalmente Brasil (Río de Janeiro) desde donde viajó a Montevideo para llegar a nuestro país.
El 2 de Julio de 1951 llega a Soldini. Tenía 25 años de edad y había venido solo.
Desde Bs. As. Se dirigió directamente a Soldini, donde se dedicó a trabajar con su tío en la quinta.
Así logró obtener el dinero con el que compró el terreno lindante con el campo de su tío.
-“Cuando vine, trabajaba de mediero, y a los 5 años de ahorrar con este puesto, me pude comprar la tierra. Allá en Italia, trabajaba más con el ganado, aunque también hacía algo de agricultura”-.
Cuando llegó, los primeros tiempos fueron duros; sobre todo por la nostalgia que sentía por su familia, pero luego fue poco a poco adaptándose a este entorno tan diferente:
-“En el barco, los mismos marineros me decían: dentro de tres o cuatro años, la mitad de ustedes se van a volver”- recuerda.
-“Cuando vine, trabajaba de mediero, y a los 5 años de ahorrar con este puesto, me pude comprar la tierra. Allá en Italia, trabajaba más con el ganado, aunque también hacía algo de agricultura”-.
Cuando llegó, los primeros tiempos fueron duros; sobre todo por la nostalgia que sentía por su familia, pero luego fue poco a poco adaptándose a este entorno tan diferente:
-“En el barco, los mismos marineros me decían: dentro de tres o cuatro años, la mitad de ustedes se van a volver”- recuerda.
Muchos inmigrantes no lograban adaptarse y se volvían porque no resistían la añoranza que les producía el alejamiento de su patria madre.
-“muchos jóvenes se volvían porque no podían acostumbrarse… y yo tampoco”- comenta.
-“Por decenas de años, mientras dormía soñaba con Italia; veía –en el sueño- que la gente iba y venía, pero yo no podía llegar”- asegura con los ojos brillantes, acaso por la melancolía que le produce el recuerdo.
Aunque sus estudios se limitaban a los primarios, que había cursado en su país natal, entendió bien el idioma desde un principio, ya que provenía de una zona donde el italiano es singularmente más parecido al español que en otras partes de Italia.
Además, en esa época se facilitaba la comunicación por el hecho de que Soldini estaba, en su mayor parte, habitado por colonos italianos. Éstos se encontraban los domingos por la tarde para jugar la infaltable partida de bochas, y a divertirse en los “boliches” que había en el campo. Con respecto a esto dice: -“en el campo había más gente que en el pueblo; antes no vivía casi nadie en el pueblo, había solo dos o tres casas y nada más”- afirma riendo. Luis fue varias veces de vuelta a visitar a su familia (tres veces para ser más exactos). Además se mantiene permanentemente en contacto con ellos por vía telefónica.
Hace ya 28 años que vive aquí en Soldini, y actualmente tiene 79 años de edad y vive con su esposa Nelqui Adelma Urru, con quien se casó en 1972.


Juan Luis Grondona.

Nació hace 93 años, el 2 de setiembre de 1912, pero lo anotaron el día 4, aunque hay que recordar que esto era algo bastante común en aquella época.
Nació en Soldini, a la antigua usanza: con partera y en su casa.
Su padre Juan B. Grondona tenía un rancho - « donde ahora es Batigelli»- recuerda Luis; había nacido en Génova y viajó a América en 1925.
Juan recuerda una anécdota que le contaba su padre cuando era niño, que narra un episodio sobre su llegada a la Argentina: dice que eran más de 300 inmigrantes en el barco, y cuando llegaron al puerto había gente que miraba a los recién llegados, esperando reclutar a algunos para el contrabando, y con este objetivo lo intimaron para que trabajara para ellos, pero Juan Bautista ya tenía de antemano un contrato hecho con el Sr. Nápoli, y, de este modo, se vieron frustradas las intenciones de los maleantes.
Vivía con su familia en el campo, de la agricultura; sembraban maíz y lino, pero también tenían montes frutales, de durazno, y cítricos (mandarina, naranja); algunos viñedos completaban la producción y además de todo ello, contaban con un vivero en aquel entonces.
Él mismo llevaba la producción al mercado para venderla (mayormente frutas), aunque las uvas se destinaban directamente a la bodega “Parodi Hermanos S.A.”
Conoció a su esposa a través de la relación laboral que tenía con los hermanos de una señorita que se llamaba Clotilde Josefa Traverso y era oriunda de Barrio Belgrano; a través de esta amistad comenzaron a estrechar su relación y posteriormente se casaron el 22 de abril de 1943, cuando Juan contaba con 31 años de edad. Tuvieron tres hijos: Alberto, Oscar y Ana María, frutos de este feliz enlace. Lamentablemente Clotilde ya ha fallecido y a fi nes de este mes se cumplen 25 años del aniversario de su muerte.
A pesar de ello, Juan continuó trabajando en el campo hasta que cumplió 70 años y decidió jubilarse, pero aún así seguía viviendo en su casa de la zona rural. A instancias de su familia (sus hijos y nietos), que reside en el pueblo, decide finalmente mudarse, y hace ya 5 años que ocupa su casa en la zona urbana.
Siempre le gustó vivir en el campo, ya que se había criado allí, claro que cuando era joven comenzó a gustarle más la ciudad -comenta- pero era solo por esa necesidad propia de los jóvenes de salir, ver gente, y estar continuamente en relación con sus semejantes.
Con el pasar de los años esta situación tomó otro giro y la ciudad ya no le pareció tan brillante y terminó “aborreciéndola”.
Cuando le preguntamos que pensaba sobre la juventud y otros temas de actualidad nos contó que, según su parecer -“Hay una juventud medio rebelde hoy en día, ya no se respetan los valores que se respetaban cuando yo era joven”- aseveró gravemente, sintiéndose un poco desilusionado por la actitud que observa en los jóvenes (en general) quienes no guardan ningún respeto hacia las personas mayores.
Por otro lado, nos dijo que -“El pueblo ahora está muy lindo, yo me acuerdo que antes había épocas en que hasta 200 crotos llegaban a recorrer las calles pidiendo limosna. Venían con el tren porque iban de aquí para allá levantando las cosechas y no eran gente mala, sólo muy pobre”-.
Nos contó también que fue Revisor de Cuentas de la Comuna, durante el gobierno de Ginnochio y que le ofrecieron ser Interventor de la Comuna durante la dictadura militar, pero indefectiblemente rechazó la oferta.


Lorenzo Innocenzi

Nació en el Pueblo de Santa Anatolia, en la Provincia de Rieti, Italia. Vivía con sus padres en una especie de “comunidad” campestre, la cual estaba integrada por sus familias que vivían contiguamente, hallándose así más próximos con el fi n de brindarse cualquier ayuda necesaria. A su vez, la familia de su madre, formaba también parte de esta “comunidad”, que era una suerte de “hilera” compuesta por las casas de sus familiares y coronada por las casas de los familiares de su madre, que vivían de la misma forma pero a mayor altura.
En su pueblo no había farmacias, ni médico, ni policía, porque “no lo necesitaban”, asegura.
Y así iba pasando su existencia, trabajando la tierra, cuidando animales… hasta que la guerra lo cambió todo. Ante esta realidad su padre decide marcharse junto a su hijo mayor, para no tomar parte en la lucha que se avecinaba.
Había mucha miseria en la época de la guerra. Los soldados alemanes les robaban el trigo, los terneros y todo lo que se pudieran llevar para satisfacer el
-“teníamos que hacer economía nosotros para matarles el hambre a ellos, y no le podíamos decir nada porque nos pegaban un tiro”.- dice con la indignación aun intacta.
Vino a la Argentina escapando de la desdicha que dejaba tras de sí la reciente guerra.
Habían vendido todo, tierra, casa, animales y establos pero aun así no les alcanzó para que pudiera trasladarse toda la familia, por lo que su madre y su hermana (que eran las que corrían menos peligro) tuvieron que quedarse.
Más tarde cuando reunieran suficiente dinero viajarían para reunirse nuevamente con el resto de la familia (y, de hecho, así lo hicieron).
Viajó junto a cuatro de sus seis hermanos; y aun así, el desconocimiento de lo que era viajar en barco y la inmensidad del océano lo apabullaron. Durante el viaje se distraía observando el mar y contemplando sus criaturas, que lo tenían fascinado; a la vez los tiburones que veía en la travesía le hacían pensar en lo que podría sucederle si abandonaba la seguridad del barco. Así pasaron los 18 días que duró el viaje. Aquí los esperaban su padre y su hermano mayor. Lorenzo tenía 18 años cuando llegó a nuestro país a reunirse con ellos. Cuando llegaron aquí Lorenzo no recordaba a su padre, quien se había ido de Italia cuando él tenía solo 5 años. Ahora se reencontraban después de 13 años. Éste al ver a sus hijos comenzó a llorar y a abrazarlos. Luego de permanecer en Soldini una semana, fueron a trabajar a Rosario en una fábrica. Todo esto era nuevo para él, ya que venía de un pequeño pueblo y el contraste con la gran ciudad y la cantidad de obreros que había en la fábrica lo intimidaron.
A los pocos días de llegado, aprendió a hablar el castellano “como los otros”. Según él “el castellano y el italiano son muy parecidos”.
De Soldini se fue a vivir a Pueblo Nuevo, allí se estableció y comenzó a trabajar en una fábrica metalúrgica en Rosario, donde fabricaba heladeras y estufas, entre otras cosas.
Trabajaba con todas sus fuerzas por lo que su patrón le encargaba trabajo extra, por el que cobraba el doble.
Pero esto despertaba el rencor entre sus compañeros de trabajo, los que lo molestaban constantemente por ello, a tal punto que comenzó sufrir un tic en el ojo izquierdo, el cual se le cierra involuntariamente cuando se siente avergonzado. El dice que “se le acomplejó el ojo”.
Vivió en Pueblo Nuevo durante 7 años, al término de los cuales regresó a Soldini (la fábrica en la que trabajaba se había fundido). De los seis hermanos solo tres viven, y tres han fallecido. -“Por culpa del cigarrillo”- comenta resignado. – “Los tres fumaban y los tres fallecieron”.
En el curso de su vida, pasó por ofi cios de lo más variados: herrero, albañil, mecánico y taxista. Al respecto comenta: -“Siempre me supe desenvolver para conseguir algo con que vivir, hay gente que no se sabe desenvolver y se queda ahí”- Aquí en el Pueblo trabajaba en su propiedad sembrando acelga, tomate, chauchas y otras hortalizas para subsistir. Ahora tiene 74 años. Aun continúa trabajando la tierra, aunque solo para sí mismo, ya que se ha jubilado. Permanece solo haciéndole pequeños arreglos a los tractores y otros vehículos que guarda en un pequeño galponcito frente a su casa. -“Si no fuera por mi familia volvería Italia, pero no me puedo quejar de la Argentina, porque la Argentina me dio todo”. Concluye.


Fábrica de aberturas de Aluminio de JOSÉ SIMÓN GUSIC

En la primera mitad de la década del setenta empezaba a formar una pequeña empresa José S. Gusic, quien hacía ya varios años había llegado a Soldini desde su Arroyo Dulce natal, Provincia de Buenos Aires.

Como todo emprendimiento, los primeros años fueron duros por la falta de medios, el desconocimiento por parte de la gente sobre el uso de este metal (aluminio) para fabricar aberturas, la desconfianza natural sobre el nuevo producto, y averiguar la seriedad de quien lo construye y ofrece.
Hubo que transitar duros caminos, mostrar la mercadería, ofrecer y demostrar las ventajas de esta novedad en aberturas para una vivienda, el cerramiento de galerías, mamparas para baños, divisorios para oficinas, etc.
Con el correr del tiempo se fueron incorporando los primeros empleados para el armado y ensamble de puertas y ventanas, trabajo que hasta entonces, lo hacía solamente José en las horas del día que le quedaban después de hacer las compras de los materiales o la entrega de lo ya elaborado, aun en las noches o en días Domingos y feriados.
Nunca se escatimaron esfuerzos para poder llegar a cumplir con los compromisos adquiridos.
Así transcurrieron los años y la fábrica fue creciendo lenta pero continuamente, para llegar a ser lo que es hoy: una pequeña sociedad familiar, que cuenta con el personal idóneo, modernas maquinarias, instalaciones adecuadas y un stock permanente para satisfacer la demanda de esta zona, y el requerimiento de otras, donde fueron conociendo el producto, la seriedad con que se trabaja y la responsabilidad para que se reciba la mercadería en el tiempo y forma pactados al momento de contratar el trabajo.
Con la colaboración de Mariano y Lucas (hijos de Cristina y José) que fueron creciendo y capacitándose, primero en una escuela técnica, y luego en los cursos del Instituto de Capacitación de Aluar. Ellos son los que actualmente tienen a cargo el área de producción de la fábrica, tanto en la de corte y armado de aberturas como en la colocación de vidrios y confección de paneles térmicos.
De esta manera fue afianzándose la empresa familiar, siempre bajo la supervisión de José, que ahora se dedica casi en forma exclusiva a la parte comercial, de relaciones públicas y finanzas. Acompañado por Cristina, que atiende la parte contable y administrativa con la colaboración de Vanesa (esposa de Mariano) en trámites de seguros del personal, ART, Bancos, etc., todos juntos apuntan a un segmento de mercado, de productos de calidad y prestación.

José Gusic


joomla templatesfree joomla templatestemplate joomla

2017  Soldiniweb.com.ar