Strict Standards: Non-static method JApplicationSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/soldini/public_html/templates/ashton/index.php on line 110

Strict Standards: Non-static method JApplicationCms::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/soldini/public_html/libraries/cms/application/site.php on line 272

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Eduardo Martinez Dufour

“Cuando el 13 de Diciembre de 1951 las hojas de acanto de esos Capiteles que ornan las columnas del frontis de nuestra Facultad de Medicina me vieron salir cargado de sueños de egresados, enfrente ese conflictuoso problema del médico recién recibido: qué ser y cómo serlo. Entre tanto seguía trabajando como ayudante del Dr. Rafael Babbini, brillante figura de nuestra medicina, con quién nos comprendíamos perfectamente en medio de un trabajo duramente disciplinado y donde a la distancia nos envolvía la nebulosa inconsciente de un arte presente pero sin desarrollar en la plenitud que lo deseábamos.
Así pasaba el tiempo, con cierta pesadumbre interior difícil de explicar; aunque me rodeaban el amor, la juventud, el hogar donde tempranamente reemplazaba la figura del padre y una vida deportiva llena de amigos en el Club Remeros Alberdi. En 1953, con un grupo de colegas, instalaba los "Consultorios Médicos Privados" en la esquina de Urquiza y Dorrego, pero mis primeros pacientes preferían verme en mi domicilio particular de Barrio Echesortu donde la mayoría de las veces debía atenderlos en el living. Recién casado, esperando nuestro primer hijo, deseaba desprenderme de ese circunstancial enfoque de la vida que no era el mío y que no condecía en absoluto con mi sentido del alma libre que quiere ser individuo, no equipo. Riéndose, con cierto tono de cargada, un amigo radiólogo me dijo:
-¿Por qué no te vas a Soldini? Pidieron un médico al Hospital Italiano.
-¿Dónde queda eso?...
Y así fue como en la primavera de 1954 me radicaba en Soldini ante el asombro de un florido mes de Octubre como digo siempre.”

 

Fragmento del Libro Historia de Soldini 2º Parte de Eduardo Martínez Dufour.

Sin querer me topé con este pasaje de su libro de historia y no pude dejar desde entonces de sentir la necesidad de transmitirlo, pues como todos sabemos además de haber sido un abuelo muy dedicado y cariñoso, fue un gran médico rural de nuestra localidad. Todas aquellas personas que alguna vez tuvieron la oportunidad de atenderse con él antes de que se retirara conocen la dedicación, atención y corazón que ponía con cada uno de sus pacientes. El siempre se preocupó por la salud y el bienestar de sus pacientes, pero dejaba un espacio importante para curar el alma también a través de sus cordiales palabras, fino razonamiento y poemas llenos de emociones. Por eso el impulso de que puedan leer de sus propias letras algo de su vida y esa inexplicable coincidencia que lo trajo a este pueblo con anhelos de sueños llenos de frescura y palpitante corazón.

Triana Martínez Dufour



joomla templatesfree joomla templatestemplate joomla

2017  Soldiniweb.com.ar