Strict Standards: Non-static method JApplicationSite::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/soldini/public_html/templates/ashton/index.php on line 110

Strict Standards: Non-static method JApplicationCms::getMenu() should not be called statically, assuming $this from incompatible context in /home/soldini/public_html/libraries/cms/application/site.php on line 272

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 43

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 60

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 63

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 65

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 72

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home/soldini/public_html/plugins/content/fcomment/fcomment.php on line 104

Luis Mureddu

  Nació en el Pueblo de Orani, Provincia de Nuoro (ubicada en la Isla de Cerdeña), Italia.
Allí se vivía una difícil situación de post-guerra, razón por la cual muchos decidieron emigrar hacia otros países tales como Australia, Canadá, y Argentina (Estados
Unidos no permitía esta afluencia de inmigrantes, como lo hacían los países nombrados). Por esta causa, cuando su tío lo manda a llamar, viene a nuestro país dejando atrás no solo la miseria de la guerra, sino también a su familia. Tenía un tío y un hermano (mayor) esperándolo aquí.
Ellos habían venido un año antes. Partió desde Génova hacia Buenos Aires, travesía que le demandaría dieciséis días de navegación. Durante el viaje, trabó amistad con muchos pasajeros compatriotas suyos, buscando así enfrentar juntos lo desconocido.
El viaje, por lo demás tranquilo, no presentó ningún inconveniente serio, descontando el sobresalto que les producía el aproximarse a la costa porque ahí es donde el mar se presentaba más embravecido, ya que mar adentro la corriente los hacía deslizarse tranquilamente por la superficie.
Mientras viajaba, meditaba sobre las posibilidades que tendría en el nuevo mundo y, por otro lado, pensaba en la familia que dejaba atrás (ésta esta compuesta por su padre, dos hermanos y una hermana).
Las escalas que hicieron fueron variadas, y le permitieron conocer diversos países, ya que las mismas duraban entre uno y dos días. Así conoció España (Barcelona), Marruecos (Dakar), y finalmente Brasil (Río de Janeiro) desde donde viajó a Montevideo para llegar a nuestro país.
El 2 de Julio de 1951 llega a Soldini. Tenía 25 años de edad y había venido solo.
Desde Bs. As. Se dirigió directamente a Soldini, donde se dedicó a trabajar con su tío en la quinta.
Así logró obtener el dinero con el que compró el terreno lindante con el campo de su tío.
-“Cuando vine, trabajaba de mediero, y a los 5 años de ahorrar con este puesto, me pude comprar la tierra. Allá en Italia, trabajaba más con el ganado, aunque también hacía algo de agricultura”-.
Cuando llegó, los primeros tiempos fueron duros; sobre todo por la nostalgia que sentía por su familia, pero luego fue poco a poco adaptándose a este entorno tan diferente:
-“En el barco, los mismos marineros me decían: dentro de tres o cuatro años, la mitad de ustedes se van a volver”- recuerda.
-“Cuando vine, trabajaba de mediero, y a los 5 años de ahorrar con este puesto, me pude comprar la tierra. Allá en Italia, trabajaba más con el ganado, aunque también hacía algo de agricultura”-.
Cuando llegó, los primeros tiempos fueron duros; sobre todo por la nostalgia que sentía por su familia, pero luego fue poco a poco adaptándose a este entorno tan diferente:
-“En el barco, los mismos marineros me decían: dentro de tres o cuatro años, la mitad de ustedes se van a volver”- recuerda.
Muchos inmigrantes no lograban adaptarse y se volvían porque no resistían la añoranza que les producía el alejamiento de su patria madre.
-“muchos jóvenes se volvían porque no podían acostumbrarse… y yo tampoco”- comenta.
-“Por decenas de años, mientras dormía soñaba con Italia; veía –en el sueño- que la gente iba y venía, pero yo no podía llegar”- asegura con los ojos brillantes, acaso por la melancolía que le produce el recuerdo.
Aunque sus estudios se limitaban a los primarios, que había cursado en su país natal, entendió bien el idioma desde un principio, ya que provenía de una zona donde el italiano es singularmente más parecido al español que en otras partes de Italia.
Además, en esa época se facilitaba la comunicación por el hecho de que Soldini estaba, en su mayor parte, habitado por colonos italianos. Éstos se encontraban los domingos por la tarde para jugar la infaltable partida de bochas, y a divertirse en los “boliches” que había en el campo. Con respecto a esto dice: -“en el campo había más gente que en el pueblo; antes no vivía casi nadie en el pueblo, había solo dos o tres casas y nada más”- afirma riendo. Luis fue varias veces de vuelta a visitar a su familia (tres veces para ser más exactos). Además se mantiene permanentemente en contacto con ellos por vía telefónica.
Hace ya 28 años que vive aquí en Soldini, y actualmente tiene 79 años de edad y vive con su esposa Nelqui Adelma Urru, con quien se casó en 1972.


joomla templatesfree joomla templatestemplate joomla

2017  Soldiniweb.com.ar