Editorial Octubre 2011

¡Saludos estimados lectores! Nuevamente nos encontramos en nuestra cita mensual y, este mes en particular, hay varios puntos importantes que no debemos pasar por alto. 

En cuanto a la lectura hay mucho material para analizar y “degustar”; tenemos, por ejemplo, el relato de Gustavo Cavagna por partida doble: además de su contribución mensual “El camino de Marcos”, nuestro colaborador en la sección de literatura se ha adjudicado el segundo puesto en el Certamen Literario “José Pedroni 2010” y, por lo tanto, podremos leer su cuento premiado en esta edición. Además hemos re-publicado el primer premio del concurso -el poema “Del árbol al peregrino” de Patricio Bonino- porque debido a un error de imprenta ha quedado trunco en sus versos finales.

Tenemos también, como cada mes, el artículo que nos invita a reflexionar sobre nuestra propia vida escrito por L. Borzani, quien aplica sus conocimientos/experiencias como profesora de filosofía a situaciones de la vida cotidiana.

Como resulta evidente, tratamos de poner el acento en los aspectos de la vida que no son meramente pasajeros o están inseparablemente sujetos a las circunstancias actuales sino que pueden ofrecernos pautas duraderas sobre los distintos temas que en esta publicación se tocan. Para nosotros, la lectura es el “alimento del alma” y no lo decimos por decir,  realmente lo consideramos así…no podremos encontrar esa misma cualidad ni en videojuegos, ni en el cine, ni siquiera en Internet (léase MSN, Facebook, Twitter y cuanto artilugio haya orbitando el ciberespacio); por supuesto no se pretende aquí menospreciar todas estas cosas -que bien utilizadas son valiosas herramientas- pero sí señalar que a la par de las ventajas y placeres que la lectura nos ofrece son pálidas copias que logran únicamente “entretenernos”, absorbiéndonos muchas veces en demasía y haciéndonos perder valioso tiempo que, tal vez, podríamos invertir más sabiamente.

Para no extendernos en exceso redondearemos la idea de esta editorial aclarando que lo importante en la vida es lograr un equilibrio práctico y real en todas las cosas que hacemos, y “usar sin abusar” es la regla para no equivocarnos. Disfrutemos de lo que tenemos con optimismo y estableciendo metas, procurando subir un nuevo peldaño. Todo eso sin llegar caer en la disconformidad, ya que hay una delgada línea entre siempre querer mejorar y estar constantemente descontentos con lo que se logra y, si la cruzamos, rápidamente nos hallaremos en un estado de infelicidad que será difícil sacudirnos luego.

 

 

Ezequiel R. Ilieff



joomla templatesfree joomla templatestemplate joomla

2017  Soldiniweb.com.ar